"AMENAZAMOS CON CAMBIAR ESTE PAIS."


« ☆ INICIO » « ☆ ACTIVIDADES » « ☆ BLOGS DE MARKOS » « ☆ MARKOS ACTIVO » « ☆ ENLAZATE AL ZAPATISMO » « ☆ LO PUBLICADO »

~ Actualizaciones Continuas ~

noviembre 05, 2005

La Telecracia

Hace poco pensaba en la importancia de los medios de comunicación en la identidad y forma de vivir de un pueblo, de una sociedad, en este caso, del mexicano.

Y ahí, checando distintos puntos de vista, algunos escritos, y uno que otro documental, así como la programación cotidiana de la TV en circuito cerrado y señal abierta, llegue a definir la Telecracia como el método moderno de (des)información y control social.

La Telecracia, se abre camino en este ultimo mandato sexenal, con Fox a la “cabeza” del gobierno del país, se da una apertura a los medios de comunicación a que hagan y deshagan como y cuando les parezca, o también llamada “Libertad de Expresión”, se termina con ese control que el gobierno ejercía hacia los medios de comunicación, y son libre y soberanos sin necesidad o presión de rendirle cuentas a nadie.

Así, vemos que la información la manipulan buscando los beneficios propios, atrás de los Reality Shows están maquilando verdaderas industrias del poder y del dinero, así como del control de la población el cual antes estaba en manos del gobierno.

La detonación significativa se da antes de la llegada de Fox a la silla, y así, vemos el intento de linchamiento político-publico que ejerce TV Azteca en contra de Cuahutémoc Cárdenas, Jefe de Gobierno del DF en aquel momento, originado por el asesinato de “Paco” Stanley, quien después fue relacionado con problemas de narcotráfico, y que hasta hoy, no hay “responsable” señalado y procesado. Así, TV Azteca perseguía fines políticos y económicos en aquella época y Cárdenas le era una piedra en el zapato. Después vendría lo del Cerro del Chiquigüite, y sino, ahí dale un ojo a las notas de prensa de aquella época.

Después, los medios de comunicación se ponen la camiseta del momento que les conviene para tener mas audiencia, y toman partido, equitativo, en contra y a favor según la época del movimiento Zapatista en el Zapatour con fin en al Ciudad de México.

Más tarde, evidencian su posición en el momento social y en la forma de Gobierno de este “nuevo” país. Los video-escándalos hacen su aparición, y el jurado calificador de Televisa y TV Azteca, toman su papel de informadores y jurado en los casos que no le competía mas que a las leyes en este país; leyes mal hecha, mal logradas, mal fabricadas y mal estructuradas, pero leyes constitucionales al final y por las que nos regimos. (Aclaro que es vital una revaloración y modificación a la Constitución de forma inmediata)

Las tendencias a favor y/o en contra de figuras políticas y/o de partidos políticos así como de empresarios regulan el debate público y la energía respecto a las embatidas en los argumentos y las criticas a los “acusados”.

Así, vemos, que las televisoras han tomado el control de la “información” y del país, además de que los políticos ya no tiene ese efecto en las discusiones originales por el beneficio de la población -quizás nunca la tuvieron, sin embargo, antes era un poco mas maquillado, o la población mas ignórate- y si han llegado a dejarse controlar por los grupos elites de poder, la burguesía, en donde se encuentran los medios de comunicación y las televisoras, dejándoles a ellas, en estos tiempos, los hilos frágiles en que se sostiene el país.

Durante tantos años -algo así como 50 por parte de Televisa- se ha comprometido con ellos mismos y con sus intereses, con los presidentes en turno y con los empresarios respectivos, y de este mismo modo, vemos que a TV Azteca, solo le ha llevado algo mas de una década para llegar a las mismas perspectivas y características tendenciosas y benévolas con sus intereses. Dejando, las dos empresas más poderosas de la comunicación y transmisión de información en el país, el mensaje claro de no tener una definición objetiva, responsable y comprometida de lo que significa ser un medio masivo de comunicación y de información, así mismo, dejando fuera a todo momentos la característica real del periodismo, sin hablar del entretenimiento ni distracción, por que en esos rubros, ni reinventándose se reivindicarían.
Telecracia