"AMENAZAMOS CON CAMBIAR ESTE PAIS."


« ☆ INICIO » « ☆ ACTIVIDADES » « ☆ BLOGS DE MARKOS » « ☆ MARKOS ACTIVO » « ☆ ENLAZATE AL ZAPATISMO » « ☆ LO PUBLICADO »

~ Actualizaciones Continuas ~

marzo 17, 2006

ELOGIO A LA MUJER BRAVA

A los hombres machistas, que somos como el 96% de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viragos, marimachos. En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. A esos machistas incorregibles que somos, machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestan instintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad, atacan y se defienden.

La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas. Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en los floreros. Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bola, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijera “no más usted me avisa y yo le abro las piernas”, siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo, y se quedan a medias).

A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque éstas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan, y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema. Porque éstas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan, y sólo se desnudan si les da la gana.

Éstas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio, y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos. Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa, y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.

Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio. Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, por que saben que ahí –y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado. Como trabajan tanto como nosotros (o más), entonces ellas también se declaran hartas por la noche, y de mal humor, y lo mas grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente por que son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo.

Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinte añeras (mirémonos el pecho también nosotros, y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar, y si alguna vez en la vida se necesita de algún consejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque éstas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya no sabemos qué hacer con todo eso.

Somos animalitos todavía, los varones machistas, y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas. Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas. Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales, si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes, y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con las que se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo más que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza; nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento.

Por Héctor Abad


A ti, la mujer que sigo esperando, la que hace cierto tiempo me inspiraba aún mas que el texto arriba redactado. A ti, la que un 17 de agosto cambió mi vida, empezando con un TE QUIERO y un noviembre inspirándome un TE AMO. A ti, que no bastaría esta página para recordarte todo lo que sigues significando para mí. A ti, la que me permitiste querer y respetar a micho, hasta el punto de ser indispensable. A ti, que con tus decisiones me hiciste sentirte tan segura y al mismo tan convencida, que por eso significas tanto para mí. A ti, la de los “MUCHO SI”, la de “ERES MI COMPLEMENTO”, la de “CUANDO ESTÁS AUSENTE, TE ABRAZO A MI MENTE”, la de un “ TE NECESITO POR QUE TE AMO”. A ti, la de una familia tan querida y respetada por mí. A ti, la querida por los míos, y de que manera. A ti, la de las gerberas, rosas y demás flores que te envíe. A ti, la de los retrasos, la de un “NO PARES POR FAVOR”, la de las “RICAS”, o como “LAS DE RIO VERDE”. A ti, la que AMO CON TODO MI CORAZON...

A ti, la que como has dicho alguna vez, no eres ni la mitad de lo que eras. La que con una “decisión” (si es que se le puede llamar así a tu proceder) pasaste a perjudicarte, a perjudicarnos y a perjudicarme. A ti, la que no has entendido mi mensaje, por la que me he jugado muchas últimas cartas, por la que no existe el pasado doloroso que me tiene fuera de todo esto, sino un hoy con visión a futuro que empieza el día de tu decisión. A ti, la que no escuchas, la que no hablas y la que no has querido abrir los ojos por MIEDO a ver lo que está delante de ti. A ti, que espero con todo mi corazón y seguiría esperando si me lo pidieras. A ti, la del doble discurso. A ti, la que dices que si, pero demuestras que no. A TI, Y SIN MAS RODEOS, LA QUE ESPERO PARA COMPLETARME, LA QUE SIGO AMANDO CON TODO MI CORAZON Y QUE NO VEO HACIA ATRÁS, SINO QUE TENGO LA VISTA FIJAMENTE EN EL PASO HACIA DELANTE SIN VOLTEAR, TOMADO DE TU MANO Y ARRIESGÁNDOME A GANAR... POR QUE NO ME ARRIESGO A PERDER. A TI, QUE ESPERO TU DECISIÓN, POR QUE YA TENGO LA MIA. A TI, QUE SI QUIERES QUE TE ESPERE, SOLO BASTA DECIRLO. A TI, CON LA PERSONA QUE DESEO DAR PASOS FIRMES Y TAMBALEANTES, DE FELICIDAD Y MOLESTIA, PARA SEGUIR ADELANTE Y PARA LEVANTARNOS. A TI, CON LA QUE QUEIRO EQUIVOCARME AMANDOTE, Y SOLUCIONARLO AMNANDOTE. A TI, MI IDEAL. A TI, MI PRINCIPIO Y DE DONDE PARTO. A TI, LA QUE EN MIS SUEÑOS Y PROYECTOS SIGUES PRESENTE. A TI, LA QUE CON DOS PALABRAS LE HE DEMOSTRADO MAS DE LO QUE PUDIERA ESCRIBIR Y DECIR, POR QUE NO ALCANZARÍA PARA DECIRTE QUE ESTOY DISPUESTO, QUE NOS PERDONEMOS, QUE TE NECESITO, QUE NO TE PUEDO OFRECER UNA VIDA COLOR DE ROSA, SI NO UNA VIDA DE DIA A DIA, CON PROYECTOS, CON LA LUCHA DIARIA POR ALCANZAR NUESTRAS METAS, CON LA ESPERANZA DE AMANECER A TU LADO Y DORMIR A TU LADO, CON EL COMPROMISO DE SER FELICES INDIVIDUALMENTE, EN PAREJA Y FAMILIA. A TI, QUE ME GUSTARIA FUERAS LA MADRE DE MIS HIJ@S (CONTANDO A TRIPONSIN). A TI, LA DE LAS DOS PALABRAS... A TI... SI... A TI... TE AMO!!!! .... A TI, REYNALDA FALCONA.

ATTE: YO...

(Esto fué un Servicio Social.)

8 Comments:

Blogger PunKetita said...

me gusto mucho la manera coo fue redactado :P saludos markitos

sábado, marzo 18, 2006 11:39:00 p. m.  
Blogger la que escribió said...

haaaaa estuvo bien chido esto, no se quien sea el autor pero mis respetos y no por que sea mujer(aunque talvez influya), sino por que sabe realmente el significado del hombre y por ende de la mujer ....

martes, marzo 28, 2006 11:26:00 p. m.  
Blogger Coral said...

Wowww muy bonito.

Saludos para Usted.

:-)

lunes, abril 17, 2006 1:41:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Muy elocuente el texto. Se agradece que haya hombres que piensen así y lo manifiesten de manera tan clara.
He reenviado el texto a varias personas y espero poder utilizarlo en alguno de los talleres que doy como ejemplo de que también los hombres tienen mucho que ganar con las "mujeres nuevas"

viernes, noviembre 16, 2007 2:02:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Hola! Soy Susana y llegué casualmente a tu página, muy bonito el mensaje del Sr. Héctor Abad, medio fuerte pero verdad en muchas de esas aseveraciones.
Y la carta del "servicio social", pues desgarradora, deseo que quien escribió esa carta pueda enccontrar a su alma gemela si las cosas no funcionan con Reynalda.

Saludos afectuosos!

viernes, septiembre 19, 2008 11:07:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Don Héctor, si no fue usted, presénteme a este personaje que escribió la segunda parte porque será la muestra que los príncipes azules existen y lo quiero para mi, y con respecto a la primera parte me enamoré de usted, con todo respeto o sin respeto mejo

martes, agosto 11, 2009 10:05:00 p. m.  
Blogger Alicia Susana Gómez. said...

Me parece importante publicar el segundo apellido de este "ídolo" feminista bien macho... En Argentina tenemos a los psiquiatras Abad y Héctor Abad Fasciolince (creo que sobra una letra) no es de la parentela.
Bien agradecida mujer brava.
ali

martes, agosto 18, 2009 4:42:00 p. m.  
Anonymous anonimo said...

Conmovedor y políticamente correcto, pero no cuela!. Me hace mucha gracia esa especie de culpabilidad irracional por haber nacido hombre. Sobre todo porque en algún momento de mi vida yo mismo también me he sentido identificado con ese discurso. Pero afortunadamente ya he superado ese tipo de simplezas -¡La experiencia, que te da muchos palos!- y he dejado de creer que todos los hombres somos por naturaleza unos primitivos empedernidos, tontos, egoistas y machistas explotadores en potencia, y las mujeres unas pobrecillas almas cándicas, maternales, solidarias y llenas de bondad natural. Ya hace tiempo que creo en las personas, independientente de su sexo -que cada vez me parece más una cuestión de asignación social que de determinación biológica-, y que ni unos, ni otras, somos depositarias/os de ninguna virtud, incluyendo todo lo que se entiende por ese término tan sobado y prostituido de "femenino". Todo este rollo de la "guerra de sexos" y el "feminismo" me parece una utilización victimista por parte de quienes han sufrido históricamente y que ahora se quieren tomar la revancha e instalar impunemente en el rol de agresoras. Idéntico a lo que está pasando en Palestina con los israelies. Como si hubiera una especie de complejo en criticar o pedir cuentas también al que ha sido víctima. Pues no, faltaría más. Hay muchos cabrones pero también hay muchas cabronas. Mujeres que ocupan puestos de responsabilidad y que joden y se comportan como el peor de los machistas y mujeres que se pasan toda la vida jodiendo a un podre desgraciado, diciéndole cómo tiene que vivir, que puede o no hacer, con quien puede o no relacionarse, y controlándole como si de un niño se tratase. Pero eso no se denúncia porque aunque está de moda eso de la "violencia de genero", sólo se contempla en una de las direcciones. Yo creo que los hombres tenemos la asignatura pendiente de perder nuestros complejos ante una mujer moderna, cada vez más liberada e independiente, pero que a veces se comporta como una caprichosa malcriada que se cree con el derecho a cagarse donde le da la gana para reafirmar su recien estrenada feminidad. Y como ellas, nosotros también tenemos que aprender a poner límites, a protestar, a protegernos, y a decir por aquí no paso porque no me sale de los cojones. Es un camino largo pero no difícil, porque como dice el autor del artículo ya no tenemos la responsabilidad de mantenerlas económicamente, lo cual significa que al igual que ellas, podemos mandarlas a tomar por culo cuando "joder, protestar y exigir" hagan imposible nuestra existencia cotidiana y nuestra paz interior. Y así, poco a poco, aprenderemos a establecer relaciones basadas en el respeto y la aceptación del otro.

lunes, septiembre 14, 2009 4:21:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home