"AMENAZAMOS CON CAMBIAR ESTE PAIS."


« ☆ INICIO » « ☆ ACTIVIDADES » « ☆ BLOGS DE MARKOS » « ☆ MARKOS ACTIVO » « ☆ ENLAZATE AL ZAPATISMO » « ☆ LO PUBLICADO »

~ Actualizaciones Continuas ~

julio 31, 2006

Centenarios...

FOTO: MARCO A. DOMÍNGUEZ O.

Acá, una de las imágenes sin vida que más me gustaron en la marcha del 28 de mayo de este año organizada y convocada por La Otra Campaña en defensa de los compañeros de San Salvador Atenco y todos los compañeros detenidos por el Estado Mexicano por ser luchadores sociales.


Una imagen sin vida, sin respiración, pero con la inspiración y sensibilidad de hacer continuar con la lucha por la justicia, dignidad y paz que son nuestras únicas exigencias.

V Centenario ~ Los Fabulosos Cadillac´s.

julio 19, 2006

Por qué no soñar...?


4 Non Blondes ~ What´s Up.

Cuando uno se pone a pensar en lo bueno y lo malo, a veces uno recuerda cuando era niño, y se dejaba de complicar de cosas buenas y malas, ocupándose solamente en si robar unos pesos para comprar unos dulces o juntar para un balón, lo condenaría a uno al infierno o si lo agarraban con las manos en la masa lo condenaría de por vida como un ratero sin remedio.

Cuando uno era niño, salía a jugar con los amigos de la calle, niños de similares edades que uno, y uno que otro colado de unos años más y los más pequeños que intentaban integrarse rápido a la dinámica de los no tan chicos. Jugaba uno lo que fuera: fut bol, beis bol, básquet bol, tenis con o sin raquetas, pelota pateada, fut bol americano, escondidas, correteadas, o solo tirarnos pelotas de goma para castigar a alguien, romper botellas también era una buena opción. Fuera un día lluvioso o soleado, de noche o al medio día, uno no se preocupaba por ser bueno o malo, solo por jugar, y disfrutar sin medida los momentos libres.

A veces, uno iba a jugar básquet bol a la cancha de la colonia, ya fuera que encontráramos a alguien más con quien jugar, o solo con el amigo que nunca negaba una reta de baloncesto a la hora que fuera. Retas a los 50 puntos por partido de uno en uno y jugando a veces hasta tres partidos en una visita a la cancha, a medio día o en la tarde, fines de semana o en un espacio entre semana, vacaciones o en clases, el chiste, era no sentirse tan viejo como para ser responsable y dejar a un lado el reto de ganarle en el siguiente partido y recuperar el status de no ser tan malo.

Recuerdo que cuando era niño, la cita era a las 5 de la tarde en punto en la entrada de mi edificio, y como relojs, todos ahí estábamos. Lo que se haría después, ya dependía de una simple decisión de que hacer, si jugar con balón o pelota o canasta o carros. El chiste, era que nos importaba un comino si había guerras o no, que si había partidos políticos o no, y si entre ellos hacían coaliciones o no, nosotros, y nuestro presente, era ese día y en esas horas.

Correr tras la pelota, unos, como yo, con las piernas flacas y otros con las piernas gordas. Unos corríamos mucho, otros eran “cazabalones” y solo estiraban la pierna para meter el gol. Había el portero que se definía como tal porque no tenia miedo a tirarse en el piso de cemento duro y disparejo, y con el paso del tiempo, hasta iba haciendo su estilo y se parecía, según nosotros, al portero de la selección cuando salía en las tapas de los diarios que compraban los papas.

Recuerdo, un día, cuando tenía por ahí de unos 12 años, que salimos a jugar al portón del estacionamiento donde vivo. Uno de mis vecinos en la cuadra tenia lavandería, y los autos se estacionaban ahí cada que recogían ropa o dejaban para lavar. Había llovido, aún era época de clases y la tarde, como todas las otras, era nuestra. Mi amigo fué a atender la lavandería, y yo me quede jugando con el balón y sus primos mientras el regresaba. Sonó una canción que marco época y el olor de la tierra mojada se tatuó en mis sentidos. Todavía lo recuerdo como si fuera ayer, o como si ahora saliera, y lo pudiera vivir, y encontrar a mis amigos de 14, 13 y 12 años con los que jugaba a la pelota.

4 Non Blondes y ese éxito que fue el único que yo les conocí, “What´s Up”, donde de alguna manera, me hacia imaginar cuando el mundo creía en que podía creer, y no se, quizás por aquel programa con el que crecí, “Los años maravillosos”, me hacia pensar en que quizás la guerra no debería existir, y que la gente tenia buenas intenciones y que podríamos cambiar el mundo… Me regresó de una u otra manera, a al época de los Beatles que no viví y la época del Che Guevara y la Revolución y las ideas que realmente por existir dentro de nosotros, cambiaban las cosas y hacían este mundo mejor, mas humano… en ese momento, como niño, yo me debía dedicar a jugar, y que quizás, un día, de grande, podría hacer algo para intentar cambiar eso que pasaba y que en secreto, no comprendía pero comenzaba a saber que estaba mal.

Después pasaron los años, algunos de mis amigos se cambiaron de casa, otro llegaron, y unos más nos alejamos. Los más grandes se casaron y los más chicos llegaron a tomar nuestro lugar para recordarnos que no pasa nada con que no estemos. Ya teníamos que ser responsables y hacer tareas y trabajos en equipos de la escuela, y de vez en vez, no poder salir a jugar fut bol como antes lo hacíamos porque nuestros padres decidieron ver por nuestro futuro y hacernos unos jóvenes de bien exigiéndonos cumplir y poner como prioridad la escuela y las responsabilidades antes que los amigos y los sentimientos y los sueños.

De chicos nos peleábamos, por tonterías pero nos peleábamos, y con una simple disculpa y un “tú sabes que no fue a propósito, tú sabes que eres mi amigo”, bastaba para darnos la mano y hacer borrón y cuneta nueva y salir a buscar a los demás para jugar de nuevo como los amigos que siempre habíamos sido. Con compartirnos el raspado por no tener dinero o habernos cooperado peso a peso para comprarlo entre todos, o con una invitación a viajar en las bicicletas en toda la ciudad a escondidas de los padres, se fortalecían los vínculos de amistad que teníamos en aquellos años. Con un “préstame tus tenis”, y un “toma, ahí te los encargo”, o la ropa que fuera, era más que suficiente para quedarnos tranquilos y agradecidos por tener esos amigos en los que podíamos confiar siempre.

Recuerdo que eso duro algún tiempo, algunos años, quizás tres o cuatro, alomejor cinco, hasta que vi que se fue descoloriendo. Cada vez éramos menos, cada día se metían mas temprano, cada día hacíamos cosas distintas, y terminamos por presumirnos los tenis o las gorras que cada quien traía dejando el balón a un lado, concentrándonos solo en platicar de que compre o que quiero comprar o cuanto me costo y lo que veíamos en la tv. Hasta que un día, recuerdo haber salido a buscar a alguien para jugar, y la calle se lleno de soledad junto con esa canción en mi cabeza. Regrese a mi casa, esperando que mañana fuera distinto, pero no, no lo fue, y me di cuenta que esa época había terminado y que todo lo que pasa ahora, es cosa de otro escrito.

Que los amigos de la infancia se fueron, que algunos no los he vuelto a ver, y que a los que veo, siguen platicando de las cosas que ven a diario en la tv o de que nueva chamarra se compraron o cuanto les costaron sus tenis. Y de las preocupaciones, a veces creo, tratan de no tomarlas en cuneta, quizás son más prácticos, quizás más deshumanos, quizás, esos temas los escriba en otro post.


julio 10, 2006

Con las Pruebas en la Mano.



Vi esta imagen en la Jornada, y no pude dejar la oportunidad de exponerla en mi Blog.

Entre que son peras y son manzanas, ahi les dejo la imagen de Hernandez, monero d ela jornada, y su linck pa que chequen su trabajo.

julio 07, 2006

Conferencia sobre el EZLN.


Click en la Imagen para Ampliar.

~ Cópialo, Imprímelo, Difúndelo ~